Avintura't Enoturisme

Avintura't Enoturisme

¿Qué es una cata de vinos?

5 de marzo de 2021

¿Te gustaría saber qué es una cata o degustación de vinos? En este artículo te contamos como se hace una cata, sus fases, sus aromas... ¡Sigue leyendo para saber más!

Para una buena degustación de vinos y entender el significado de cata, tenemos que ponernos a disposición de todos nuestros sentidos. Lo que se hace en una cata de vinos va más allá de degustar: se pone en marcha un análisis sensorial con ayuda del olfato, el tacto y la vista, para así apreciar la calidad del vino. 

Un buen catador que sabe que es una cata de vinos, tiene que saber organizar la degustación a partir de las tres fases básicas: visual, olfativa y gustativa.

¿Cómo catar un vino? 3 Fases

FASE VISUAL 

Quien ya sabe que es una cata y lo que significa a la práctica, te dirá que la fase visual te aporta mucha información sobre el vino, ya que así puedes conocer su juventud, madurez y la clase de uva, aunque tampoco será una calificación decisiva. 

Una vez servida la botella de vino en la copa adecuada, procederemos a su análisis. Para empezar, cogeremos la copa por la base, ya que no queremos calentar el líquido. Con esta en mano, nos fijamos en el disco, superficie del vino en la copa, las lágrimas, y el rastro que se observa en las paredes de la copa una vez la removemos. De esta manera podremos delatar, entre otras cosas, la fluidez, densidad y graduación alcohólica del vino.

Para finalizar la primera fase de la cata, inclinaremos la copa sobre un fondo blanco para así poder comprobar su brillo, apreciar el matiz del vino y la intensidad del color, ya que dependiendo de estas cualidades, podemos calificar de qué vino se trata. 

A continuación, hemos querido reunir la información básica que necesitas saber para determinar su edad según la tonalidad del vino.

  • Blanco: los vinos jóvenes serán de un amarillo pajizo o verdoso, y una vez envejecidos tirarán a un tono más dorado.
  • Rosado: el rosa pálido o fresa, lo relacionamos con la juventud del vino, y un color asalmonado con el envejecimiento del mismo.
  • Tinto: a los vinos jóvenes les atribuimos el color rubí o cereza, y a los envejecidos un color más bien granate o teja.

FASE OLFATIVA

Para saber bien qué es catar vinos, primero tienes que saber la función de cada fase que hay que seguir. En el caso de la fase olfativa, necesitas saber algunas cosas antes de proceder a la práctica.

El olfato es el sentido con el que vas a poder diferenciar los distintos aromas del vino, ya que gracias a las fosas nasales podemos percibir hasta 10.000 aromas. Esta habilidad la podemos entrenar, ya que podemos reconocer más aromas cuántos más recuerdos hemos creado de los aromas y olores que vamos percibiendo en nuestro día a día con el paso de los años.

Estos aromas los tendemos a asociar al mundo vegetal como flores o frutas, y también a un ambiente más habitual como materiales como el cuero.

Asimismo, tenemos tres tipos de aromas, los cuales serán clave para acercarnos más a la enología del vino:

  • Aromas primarios: son aquellos que inhalamos cuando nos acercamos la copa a la nariz sin haber sido agitada previamente. En estos apreciamos la variedad de uva.
  • Aromas secundarios: una vez movemos la copa para que el vino se deslice por sus paredes, encontramos los aromas procedentes de la fermentación.
  • Aromas terciarios: cuando agitamos nuevamente el recipiente, favorecemos la liberación de más aromas que facilitan información sobre su crianza en la bodega.

Además, gracias al olfato se puede percibir una primera idea de la edad del vino ya que, si distingues unos aromas afrutados o florales, se tratará de un vino joven. En cambio, si los aromas son especiados o balsámicos como la canela o la menta, podrás predecir que este es un vino ya envejecido.

FASE GUSTATIVA

Para proceder con lo que es una cata de vinos en condiciones, llevaremos a cabo la fase gustativa: no sin antes haber hecho los diferentes cursos de las fases anteriores.

A diferencia de los otros sentidos, con la boca solo podemos percibir cuatro sabores: el dulce en la parte anterior de la lengua, el ácido en los laterales, el salado en la zona central, y el amargo en el fondo, haciendo de la fase gustativa la que menos sensaciones produce.

Cuando llegamos a la práctica, hay que tener unos conocimientos previos para ejecutar bien lo que es una cata. El primer paso consiste en probar el vino con un sorbo pequeño. Con este en la boca, procederemos a moverlo a lo ancho de ella con ayuda de la lengua. Seguidamente, apreciaremos los cuatro sabores básicos explicados previamente. De esta manera, se determinará como vino redondo a aquél que consiga un equilibrio entre todos los sabores. 

Además, para los que están interesados en encontrar más sabores, pueden oxigenar el sorbo que aún tenemos en la boca. Para eso, tenemos que dejar que entre aire por la nariz llevándolo donde tenemos el líquido, para así también apreciar sus aromas con más intensidad.

Por si fuera poco, en la boca también podemos tener sensaciones táctiles:

En primer lugar, encontramos la temperatura del vino en sí. En segundo lugar, podemos experimentar frescor en los vinos con una buena proporción de acidez: una sensación cálida en aquellos con una riqueza alcohólica, y una sensación ardiente cuando su presencia es excesiva.

En último lugar, podemos añadir algunos adjetivos cuando lo deslizamos por la boca, como suave o sedoso, y áspero o duro.

Finalmente, podemos tragar o escupir el vino, aunque lo más habitual es escupirlo para que el alcohol no se quede dentro del cuerpo del catador, alcanzando la embriaguez que impide el objetivo final de la cata, que es conseguir una buena degustación.

Ahora ya estás aún más preparad@ para disfrutar de tus reservas de actividades i catas con Avinturat.

Cargando...
x
X